Posteado por: hablamosdelibros | 24 enero, 2012

COSTUMBRES ANCESTRALES

Uno de los momentos escalofriantes (de  unos cuantos) que he tenido al leer El abanico de Seda, ha sido al leer la descripción de una costumbre tan ancestral como difícil de entender: el vendado de pies a las niñas para conseguir una forma de “loto”, lotos dorados los llamaban. Lirio Blanco, la protagonista lo describe de una manera muy gráfica:

“Siete centímetros, aproximadamente la longitud de un pulgar, es la medida ideal. A continuación viene la forma. Un pie perfecto debe tener la forma de un capullo de loto. Ha de tener el talón redondeado y carnoso, la punta aguzada, y todo el peso del cuerpo debe recaer únicamente sobre el dedo gordo. Esto significa que los dedos deben romperse y doblarse hasta llegar a tocar el talón.Por último, la hendidura formada por la punta del pie y el talón debe ser lo bastante profunda para esconder entre sus pliegues una moneda grande colocada de canto. Si yo pudiera conseguir todo eso, obtendría la felicidad com recompensa”

Forma que debería tener un loto dorado perfecto.

Flor de loto.

Imagen real un loto dorado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: