Posteado por: hablamosdelibros | 18 octubre, 2019

“La americana que mira a los españoles escuchando a una americana” por Hilary Stern

Hilary Stern participa en el Club de lectura de la Biblioteca de Castropol desde hace 3 años. Con ocasión de la participación del club de lectura de la Biblioteca de Castropol en el encuentro de Clubes de Lectura con la autora Siri Hustvedt, Premio Princesa de Asturias de las Letras 2019 ha querido recoger en el siguiente artículo sus impresiones acerca de la autora, su obra y las emociones que suscita en los lectores. Espero que lo disfrutéis.

 

“LA AMERICANA QUE MIRA A LOS ESPAÑOLES ESCUCHANDO A UNA AMERICANA”

Por HILARY STERN

Tuve que trasladarme a España desde los EEUU e integrarme en el Club de Lectura de la Biblioteca de Castropol para conocer a Siri Hustvedt, mi compatriota que acaba de recibir el Premio Princesa de Asturias de las Letras 2019. Aunque ella es una gran escritora americana que escribe sobre el contexto social de las mujeres estadounidenses de mi edad y clase social, nunca había oído hablar de ella. Como muchos de los autores que he leído como miembro del club de lectura de Castropol, conocerla ha sido un descubrimiento sorprendente.

Al saber que íbamos a asistir al encuentro de clubes de lectura con Hutsvedt en Oviedo, en la Semana de los Premios de la Fundación Princesa de Asturias leí, en inglés por supuesto, sus dos últimas novelas: The Blazing world (Un mundo deslumbrante) (2014) y Memories of the Future (Recuerdos del futuro) (2019). Las encontré fascinantes, novelas de ideas – la relación entre géneros, la percepción y creación del arte, la traición de la memoria, la relación de una mujer madura con la persona ingenua que era cuando era joven – contadas por medio de varias voces en forma de una historia revelada poco a poco como si fuera una novela policíaca. Las protagonistas de los dos libros eran mujeres intelectuales y autodidactas que sentían una urgencia por aprender de la sabiduría colectiva de la humanidad. Pero a pesar de sus grandes intelectos, sus ideas fueron ignoradas y despreciadas por proceder de una mujer. Muchos detalles de las protagonistas de las dos novelas coincidían con la vida de Siri Hustvedt, y me la imaginaba como una gran intelectual y pensadora. Tenía muchas ganas de conocerla.

Mi vecina Dolores y yo viajamos 45 minutos en coche para llegar a Castropol y allí nos reunimos con los miembros de nuestro Club de Lectura. Cuando llegamos sentí la emoción y alegría de mis compañeros por conocer a esta gran escritora. Manoli, nuestra bibliotecaria y gran líder, organizó todo para que pudiéramos llegar temprano y ocupar las primeras filas del auditorio. De hecho llegamos casi dos horas antes de que empezara el programa y fuimos las primeras en la fila para entrar en el edificio. Esperando que abrieran las puertas, nos pusimos a hablar con un señor. Era un aficionado a la lectura que había asistido a varios de estos eventos, igual que mis compañeras, e intercambiamos pareceres sobre los autores premiados en años anteriores. Sobre Siri Hustvedt una compañera dijo “ Me gustaron sus libros, pero no sé, recibir el Premio Princesa…”

Sí, estoy de acuerdo”, dijo el señor con mucho entusiasmo, “no me gustó, ¿no la encontrastéis muy prepotente?”, me pregunto si hubiera dicho lo mismo si el autor fuese hombre.

Después de acomodarme en mi asiento y pasar una hora y media de conversación muy agradable con mis compañeras, empezó el programa. Salió Inés Martín Rodrigo, la periodista que iba a conducir el acto y saludó a los 1700 lectores presentes, la gran mayoría mujeres procedentes de 145 clubes de lectura de todo el país, incluyendo a un club de Murcia que llegó por primera vez este año a este encuentro de los clubes de lectura con el premiado de las letras.

Escuchando la conversación entre Martín y Hustvedt, lo que me agradó mucho de ésta fue que a pesar de ser una mujer intelectual y obviamente con más conocimiento e inteligencia que una persona normal, no fue nada prepotente. Al contrario, mostró una gran capacidad de empatía y de curiosidad por el porqué del comportamiento de la gente, y un deseo de seguir aprendiendo y desarrollándose como persona y como escritora.

Cuando se le preguntó si ya consideraba haber llegado a la meta que se fijó cuando era niña, la meta de hacerse una gran escritora, respondió: “Espero que ahora me encuentre en la mitad de mi desarrollo como escritora. Los humanos somos unas criaturas dinámicas que nunca llegamos a nuestras metas finales. La vida tiene sus altos y bajos y ahora sois testigos de uno de mis altos”.

Cuando se le preguntó lo que cualquier español preguntaría en estos momentos a un americano ¿Porqué Trump?, en vez de decir que EEUU es un país dividido, con un sistema electoral injusto que dejó ganar al candidato de la gente ignorante, contestó con mucho equilibrio. Comentó que este fenómeno está pasando en muchas partes del mundo, aunque en EEUU tenemos un caso severo. Ahora estamos experimentando una respuesta negativa a los avances de igualdad social. Trump es una parodia de la masculinidad, pero hay un segmento de la población de EEUU, principalmente hombres mayores blancos, que en vez de pensar que es repugnante, lo ven como un tipo de redención. El hecho de posicionar a las mujeres y gente de color, es decir a personas “ajenas” a su sistema, lo ven como una humillación. No debe ser así, pero así es.

Durante la entrevista me di cuenta de que las españolas y las americanas compartimos mucho contexto social y que el feminismo y la respuesta negativa a éste, es universal. Si bien algunos de los ejemplos que dio Hustvedt parecían que no se trasladaba muy bien al contexto español. Por ejemplo dijo que no es considerado femenino celebrar los logros personales, uno de los mitos que aprendemos desde niñas, y puso el ejemplo del Spelling Bee, algo que no existe aquí en España. En EEUU los niños tenemos que memorizar como se deletrean las muchas palabras que no se escriben igual que suenan. Un Spelling Bee es una competición pública entre niños para ver quien puede deletrear más palabras. Es un gran fenómenos y existen Spelling Bee nacionales televisadas. Ella apuntó que cuando un chaval gana un Spellin Bee lo celebra demostrando mucha alegría, mientras que cuando es una niña la que gana, está mal visto que hasta deje escapar una pequeña sonrisa para demostrar su orgullo. Como no explicó lo que es un Spelling Bee, este ejemplo confundió un poco al público.

También anotó que una de las formas de luchar contra el machismo es demostrar lo ridículo que es. Puso como ejemplo que está mal visto que un hombre pida una ensalada en un restaurante. Al finalizar el evento mis compañeras españolas se preguntaban si es realmente así y nos dimos cuenta que en España ni las mujeres ni los hombres suelen pedir ensaladas como plato principal. Este ejemplo tampoco tuvo mucho sentido para ellas.

A pesar de estas pequeñas dificultades se recibían muy bien sus comentarios y yo, como todas mis compañeras del club de lectura de Castropol, salimos inspiradas por presenciar la conversación entre Inés Martín Rodrigo y Siri Hustvedt. Terminé la noche orgullosa de mi compatriota y muy agradecida a mi país de adopción por haberme presentado a una escritora con ideas tan interesantes y provocadoras.

Para leer otra entrevista a Hustvedt por Martín Rodrigo vean.

https://www.abc.es/cultura/libros/abci-siri-hustvedt-realidad-humana-compleja-nadie-posee-verdad-201910160922_noticia.html

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: